El partido se encuentra ubicado en el suroeste de la provincia y imita al oeste y noroeste con el Bahía Blanca, al norte con Coronel Pringles, al sudeste con Coronel Dorrego, haciendo de límite natural el río Sauce Grande, y al sur con el mar Argentino. Se accede por la ruta provincial 51, las rutas nacionales 3, 33, 35



Características generales

El partido se extiende por un área de 1.623 km2 en los que residen 62.152 habitantes, según el Censo 2010.

El distrito cuenta con recursos naturales y condiciones favorables para producciones ganaderas y agrícolas. La Producción ganadera es la más desarrollada en el partido. Realizándose recría o engorde de bovinos. En producción agrícola, los principales cultivos producidos en el distrito son los cereales de invierno, específicamente cebada y trigo. 

Sin embargo, el sector terciario es el más importante de la economía local y está compuesto por una estructura relacionada con tareas de fabricación, reparación y mantenimiento realizadas por el complejo naval de Puerto Belgrano. Se destacan las actividades de mantenimiento y reparación de la flota de mar y a buques de terceros, a través de pequeñas y medianas empresas de carácter privado. Es importante destacar la actividad de transporte de petróleo y sus derivados.

En las dársenas del puerto militar se encuentran los diques de carena más grandes de la Argentina, capaces de albergar barcos de una longitud (eslora) de 235 metros, útiles para la realización de todo el mantenimiento planificado y correctivo que las embarcaciones de gran porte necesitan para realizar sus actividades comerciales o militares. En las propias instalaciones del puerto funciona el Arsenal Naval Militar más importante del país.


Historia

Hasta 1822 eran pocos los conocimientos precisos que se tenían sobre la bahía, conocida como 'De los Bajos Anegados', 'Bahía de Abajo' o 'Bahía de los Buenos Cables'. A instancias de Bernardino Rivadavia, ministro de gobierno del general Martín Rodríguez, quien era Gobernador de la provincia de Buenos Aires, en 1822 se iniciaron los trabajos previos necesarios para colonizar la zona sur hasta ese momento casi inexplorada.

A mediados de 1824 el general Las Heras, ante el peligro de una inminente guerra con el Imperio del Brasil y las constantes incursiones de los pueblos originarios sobre los poblados de frontera, vuelve a instalar en la agenda de gobierno la necesidad de establecer puntos fortificados en el interior de la provincia y decide enviar una expedición marítima a la bahía Blanca, alistándose el bergantín de guerra General Belgrano, recientemente incorporado a la fuerza naval de la provincia de Buenos Aires. En 1825, anclaba a una milla de distancia del arroyo Pareja, fondeadero que desde entonces se le conocería con el nombre de “Sonda o Pozos del Belgrano”, actual apostadero de la Base Naval, pero debieron pasar tres años más para que se concretara la fundación de la “Fortaleza Protectora Argentina”.

En 1832, la zona sería recorrida por el naturalista inglés Charles Darwin, hacia 1832. Este científico formaba parte de una segunda expedición encomendada por Inglaterra para el estudio de las costas en una travesía alrededor del mundo, la cual estaba a cargo del capitán Robert Fitz Roy.

Las actividades económicas en el partido anteceden en algunas décadas a la construcción de la Base Naval y a la formación del primer asentamiento urbano en Punta Alra. Ya en 1852, el norteamericano Joseph Arnold instaló en la Isla Verde una estancia con 5000 ovejas. Más lejos de la costa, hacia 1870, se instalaron colonos ingleses en sauce Grande, que se dedicaron a la ganadería.

Punta Alta fue asiento de importantes inversiones de empresas privadas extranjeras: el Ferrocarril del Sud, de capital británico, llegó con sus vías en agosto de 1898. En 1903 se concesionó un ferrocarril para unir el puerto de Rosario con Punta Alta, donde ya se proyectaba una terminal de embarque de granos; para tal fin, se formó en París la Compagnie du Chemin de Fer de Rosario à Puerto Belgrano (Compañía del Ferrocarril Rosario Puerto Belgrano), con la participación de grandes financistas, entre ellos el Banco Paribas. La línea férrea se inauguró en diciembre de 1910.

Con capitales franceses empezaron a construir un puerto comercial en la desembocadura del Arroyo Pareja (a 2 km del casco urbano), llamado a ser el puerto cerealero más importante de América del Sur. Proyectado por el Ing. Abel Julien Pagnard, las obras se iniciaron a principios de 1912. Pero después de la Primera Guerra Mundial la construcción quedó paralizada y sólo se habilitó una parte del conjunto proyectado.

La decisión de construir un Puerto Militar se vincula estrechamente con concepciones geopolíticas aprendidas de los ingleses que ponían el acento en la importancia del poder naval para el desarrollo de las naciones con importantes litorales marítimos. Asimismo, también tenía en vista el peligro inminente de un enfrentamiento armado con Chile debido a cuestiones relacionadas con el trazado de los límites fronterizos. El político e ingeniero genovés Luigi Luiggi fue quien desarrolló el proyecto general de construcción.

Por otra parte, ya durante 1905 los vecinos residentes en la actual zona de Punta Alta iniciaron un movimiento de autonomía municipal, aduciendo que el traslado a Bahía Blanca era dificultoso, en razón de los escasos medios de comunicación existentes por entonces. Esta iniciativa contó con el auspicio de la Base Naval sin saberse si la idea era la de federalizar Punta Alta, que contaba por entonces con muy escasa población civil. En 1925 los miembros de la Sociedad de Fomento, desilusionados por los fracasos anteriores, designan el 27 de junio una comisión que se encargaría de los trámites de independencia comunal. Entre 1929 y 1932 funciona en Punta Alta la Unión Popular pro Autonomía Comunal. Finalmente, después años de lucha, el 29 de agosto de 1944 el Teniente Coronel Xiberta (quien ejercía la comisionatura) reunió en su despacho a varios vecinos, para integrar la Comisión Pro-autonomía la que triunfó con la creación del Partido Coronel de Marina Leonardo Rosales y la independencia municipal.

En 1945 las Comisiones Vecinales entrevistaron al Vicepresidente Coronel Perón y al interventor provincial, el Dr. Bramuglia, quien apoyó el interés autonomista de los vecinos y en abril de ese año, lograron la aprobación del decreto mediante el cual se resolvía la creación de un nuevo partido de Coronel de Marina Leonardo Rosales cuya cabecera sería Punta Alta.

Por 1947, el puerto fue nacionalizado por el primer gobierno de Perón y se lo llamó Puerto Rosales, en memoria del héroe naval epónimo del partido. Hoy la reactivación del puerto conjuntamente con la puesta en marcha de la zona Franca Bahía Blanca-Coronel Rosales constituye una esperanza cierta del despegue económico de la ciudad.

Asimismo es de destacar que Punta Alta tiene el orgullo de ser la ciudad donde se fundó la primera Cooperativa Eléctrica de Argentina (1927), que aún funciona proveyendo de fluido eléctrico al distrito. La Cooperativa Eléctrica local cuenta con aerogeneradores de electricidad, que constituyen el Parque Eólico Centenario, uno de los más importantes del país.


Fundación

La creación del partido es lograda por el Decreto N° 4870 sancionado el 2 de abril de 1945.


Intendentes recientes

2015 - Mariano Cecilio Uset (Compromiso Pringles)

2011 - Néstor Hugo Starc (Unión Vecinalista Rosaleña)

2007 - Néstor Hugo Starc (Integración Vecinalista Rosaleña)

2003 - Néstor Hugo Starc (Integración Vecinalista Rosaleña)

1999 - Jorge Osvaldo Izarra (Alianza Concertación Justicialista para el Cambio)


Notas vinculadas a Coronel de Marina Leonardo Rosales