CORONEL SUÁREZ. Se impulsa la conformación de un centro de ingenieros agrónomos

LA IDEA EXISTE DESDE FINES DE 2015. Cobró mayor impulso este año con el anuncio —a nivel provincial— de la creación del Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales.

Motivados por la conformación de un Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales bonaerense, en Coronel Suárez se trabaja en la reactivación de un centro de ingenieros agrónomos que reúna a los profesionales del campo.

   Así lo indicaron Diego Gagioli y Darío Morris, ambos integrantes de la Agencia de Extensión Rural INTA Coronel Suárez, quienes sostienen que, al haber tantos profesionales agrónomos en el distrito, es bueno nuclearse y optimizar la actividad.

   “Hace dos años que intentamos conformar el centro y por eso acompañamos la decisión de formar un Colegio a nivel provincial, aprobado el proyecto el mes pasado. Queremos sumar gente para que, a nivel local, surjan inquietudes y formas de capacitarse”, dijo Gagioli.

   “La capacitación es uno de los puntos principales a los que apuntamos. Además, queremos ser el nexo entre la profesión y las políticas públicas que puedan surgir desde la comuna”, insistió.

“Este año hemos realizado capacitaciones para jerarquizar la profesión. Hicimos cursos sobre temas de interés para los profesionales de la región y, a través del centro de ingenieros agrónomos, recogemos las demandas concretas de los mismos profesionales”, agregó Morris.

   Las oficinas del INTA funcionan como un nexo entre los profesionales y, a su vez, remarcan que el espacio surge para compartir experiencias locales y buscar soluciones a temas concretos de la región.

   “La idea es ser mejores profesionales cada día, con un marco de referencia a nivel local y sentar bases para mejorar el colegio a nivel provincial. Los jóvenes son los primeros que se acercan a participar, sobre todo en lo referente a las capacitaciones”, dijo Morris.

El paso fundamental
   El proyecto del diputado Ricardo Lissalde, votado en la Cámara provincial, tiene como objetivo la promoción y reconocimiento de la profesión del ingeniero agrónomo e ingeniero forestal dentro del ámbito de la provincia de Buenos Aires.

   El Colegio funciona con el carácter, derechos y obligaciones de las Personas Jurídicas de Derecho Público No Estatal y ejerce el gobierno de la matrícula de sus miembros y tendrá sede rotativa, según las autoridades regionales que lo gobiernen.

   “Esta ley está inspirada en la libertad de caja y obra social, porque tiene como espíritu, entre otras cosas, reglamentarla, jerarquizarla pero también hacer de ésta una profesión libre en el más amplio ejercicio. Que los futuros colegiados puedan elegir su caja previsional es un hito que estamos planteando, hoy, para el ejercicio de sus profesiones”, explicó Lissalde.


Fuente: www.lanueva.com