MAR DEL PLATA: La circunvalación continúa siendo una prioridad que aún no logra financiamiento

El proyecto apunta a generar una nueva conexión entre las rutas de acceso a la ciudad. Según el secretario de Obras hubo avances en la definición de su trazado y diseño.

A pesar de haber sido considerado como un proyecto “prioritario” por distintas administraciones municipales, la construcción de un nueva avenida de circunvalación que conecte a las principales rutas de acceso a Mar del Platabordeando el actual ejido urbano, sigue sin aparecer entre los principales planes de obra previstos para los próximos años.

Desarrollado durante la gestión de Elio Aprile, diseñado con mayor precisión durante el gobierno de Gustavo Pulti y varias veces prometido por el intendente Carlos Arroyo, el proyecto todavía sigue sin ingresar definitivamente en el “radar” de las dependencias provinciales o nacionales que podrían aportar financiamiento.

La circunvalación es mencionada como uno de los principales desafíos de Mar del Plata en diversos trabajos de planificación realizados por la comuna, los cuales fueron elaborados con la opinión de expertos locales, nacionales e internacionales.

Con distinto nivel de detalle la avenida de circunvalación es mencionada en la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles del Banco Interamericano de Desarrollo, en el Plan Estratégico y en el Plan Maestro del Transporte y el Tránsito.

En cada uno de esos documentos se advierte sobre los crecientes problemas de tránsito, logística y urbanísticos que provoca que la ciudad no cuente, al igual que otras grandes localidades del país, con una avenida que conecte de manera eficiente a las rutas 2, 226, 88 y 11.

Según le explicó a LA CAPITAL el secretario de Obras y Planeamiento Urbano, Guillermo De Paz, la concreción de esta obra ya fue motivo de conversaciones con algunas de las actuales autoridades provinciales.

Según recordó, meses atrás el tema fue abordado durante una reunión en la que él mismo participó junto al intendente Carlos Arroyo y el titular del Ente de Vialidad y Alumbrado (Emvial), Pablo Simoni, con el director de Vialidad de la Provincia, Mariano Campos.

Tiempo después, el tema también fue analizado con funcionarios del Ministerio de Infraestructura de la Provincia, quienes, según explicó, “se mostraron y interesados en acompañar su avance”.

Según De Paz, a partir de esos encuentros la construcción de una nueva circunvalación ya dejó de ser un simple anteproyecto para transformarse en un plan concreto, dentro del cual está definido cuál debería ser su traza y diseño.

El secretario reveló que incluso existe un segundo plan, alternativo al original, que también está siendo considerado. “El proyecto inicial tiene un costo muy alto debido a que requiere la expropiación de varias tierras privadas así que desde la Municipalidad también hemos propuesto una segunda opción, que plantea el uso de calles y caminos rurales ya existentes”, comentó.

Impacto urbano

De Paz explicó la realización de esta obra, además de generar una nueva conexión entre las rutas, permitiría implementar diversas soluciones en áreas internas de la ciudad.

“El ejemplo más claro es el de la avenida Champagnat, que si bien fue concebida como una circunvalación, desde hace varias décadas atraviesa el centro de Mar del Plata”, señaló. Tal como se lo señala en diversos estudios de planificación, el secretario explicó que la existencia de una circunvalación que absorba el flujo vehicular de las rutas -especialmente el del tránsito pesado- generarían las condiciones para darle a Champagnat un aspecto y un funcionamiento “urbano”.

Para ello ya está prevista la apertura de sus intersecciones actualmente cortadas por los canteros divisores de carriles o la modificación de la estructura de sus rotondas.

En la actualidad, de los 25 cruces existentes sobre Champagnat sólo 9 se encuentran abiertos al paso vehicular, lo que además de generar conflictos en el tránsito, provoca una notoria desconexión entre los barrios de la zona.

Según el Plan Maestro del Transporte y el Tránsito, por sus características y diseño, la avenida actúa como una barrera, que además de obstruir el tránsito en dirección este-oeste, condiciona de manera muy marcada la vida cotidiana de los vecinos.

Sumado a eso existen inconvenientes críticos en las rotondas. De acuerdo a mediciones realizadas hace tres años en la intersección de Luro, dentro del horario con mayor actividad, es decir entre las 8 y las 18 horas, por el lugar se realizaban unos 5.500 viajes por hora, cifra que en ciertas jornadas podía llegar a picos de hasta 5.530 entre las 16 y las 17 horas.

“Poder avanzar con este tema durante los próximos meses sigue siendo una prioridad”, remarcó De Paz, quien señaló que para ello es necesario seguir trabajando con los organismos que puedan aportar financiación.
“Tenemos proyectos, borradores de pliegos y sobre todo, la expectativa de tener pronto alguna confirmación”, indicó.